¿QUÉ ES LA MICROBIÓTICA?

 

“La Microbiótica como palabra y concepto no existe en el diccionario de la Real Academia. Si nos pusiéramos a inventar su definición, la Microbiótica sería la ciencia que estudia la microbiota o comunidad de microorganismos residentes en un ecosistema determinado para promover la salud y el equilibrio en dicho ecosistema. También esta es la primera vez, al menos en lenguaje castellano, que se emplea este término inexistente en nuestro idioma hasta ahora, para hablar de un movimiento en favor y defensa de los microorganismos que habitan la Tierra y el ser humano. Sin embargo, “microbiótica” se ha empezado a usar en círculos y foros académicos, como neologismo transliterado del inglés (microbiotic), que correctamente traducido sería “microbiota”.

Muchos dirán que no es necesario inventarse una palabra para hablar de lo que ya estudia la Microbiología. Y casi tendrán razón.  Pero la Microbiótica estudia los microorganismos añadiendo el enfoque global de interacción con otras disciplinas, así como la intención del amor y agradecimiento hacia el microcosmos y de utilizarlos para corregir los desequilibrios y deficiencias de cualquier ecosistema. Si la Microbiología es el estudio de lo micro, la Microbiótica es la comprensión de lo micro en la relación con todo lo que existe vivo. Como en todas las ciencias modernas, también en la Microbiología existe la súper-especialización excluyente y un microbiólogo con cuarenta años de investigación en levaduras no sabe nada de virus o de bacterias. El microbiólogo Aldo González , dijo hace poco en el Centro de Biología Molecular del CSIC de Madrid: ”los grandes microbiólogos como mi compañero de laboratorio Ricardo Anils dicen que existen millones de especies microscópicas pero que con nuestros medios solo tenemos la posibilidad de estudiar como mucho un 3% de esa biodiversidad. El resto permanecen desconocidas e inaccesibles, como en el universo la materia oscura.”

No sabemos casi nada del microcosmos. La Microbiótica acepta esta realidad y nos abre las puertas de la percepción para amar ese universo invisible y buscar con la intuición las claves del mosaico del Holosimbionte (un organismo anfitrión más sus microbios residentes), para que, poco a poco el Velo de Isis del micromundo se vuelva comprensible a nuestro entendimiento.

La Microbiótica es una acepción nueva que aglutina todos los campos que tratan el estudio de los microorganismos: desde la medicina, la biología, la alimentación, la agricultura, la industria, la ganadería, la ecología, la psicoterapia, la etología, la gastronomía, el arte o la metafísica. Es una actitud que habla del ser y estar a favor de la vida. Es un movimiento creativo de personas e iniciativas interconectadas, que reivindican el valor de los microorganismos regeneradores que pueblan la vida sobre la Tierra.

La “conciencia microbiótica” es una tendencia cultural que siempre ha estado ahí, en el acervo de las costumbres tradicionales de los pueblos, gracias a los alimentos fermentados o a las técnicas tradicionales de abonos orgánicos para la agricultura. Pero ahora se nombra con la urgencia de las cosas importantes, en un mundo que necesita soluciones eficaces y baratas a los muchos problemas que nos rodean, tanto medioambientales como terapéuticos. Y estas soluciones naturales que la Microbiótica ofrece se enfocan en dos dimensiones simultáneas:

  •  La dimensión interior, en la búsqueda de la salud a través de la nutrición y la investigación terapéutica de la microbiota humana: alimentos y bebidas fermentados, productos de higiene personal, nuevas medicinas bacteriológicas (no bactericidas), psicoterapia simbiótica…
  •  La dimensión exterior, para solucionar demandas del hábitat humano y el medio ambiente a costes sostenibles y sin efectos negativos: en la industria, la agricultura, la ganadería, la limpieza de ecosistemas deteriorados, la regeneración del agua en lagos, ríos, mares, depuradoras, la polución medioambiental de las grandes ciudades, la radiactividad…

La Microbiótica es un movimiento pequeño y silencioso, que se activa dentro de nosotros (en nuestro intestino) y también fuera (en nuestro hábitat) como un fermento benefactor. Exploremos todas las posibilidades que nos brindan estas microbiotecnologías, sin manipulaciones fáusticas ni genéticas. Solamente si nos conectamos con su frecuencia de regeneración descubriremos su enorme potencial.

De todo eso y mucho más trataremos en este libro/web. Esperamos que te interese y participes con nosotros en esta visión que nos conecta a todos con todos y con la vida sobre la Tierra gracias a ellas, esas “gentes pequeñas y amigas” que nos ayudan existir.”

Extraído de la INTRODUCCION del libro MICROBIOTICA

Autor: Luis Antonio Lázaro

¿Dónde encontrar sus productos?:

ecovitae-logo-1435179252

¿Dónde encontrar sus productos?:

ecovitae-logo-1435179252

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook