Cuando adoptamos una dieta macrobiótica, nuestro cuerpo comienza a desintoxicarse poco a poco. Muy pronto, empezamos a notar pequeños cambios: nuestras digestiones son más fáciles, perdemos algo de peso y sobre todo sentimos mucha más energía. Poco